Acomodos Razonables en el Salón de Clases

Por: Lcda. Irlanda Ruiz Aguirre

A través de las legislaciones federales y estatales se garantiza la educación de los niños con impedimentos en ambientes inclusivos. En el caso de niños con necesidades especiales, se requiere que se le garanticen acomodos razonables en el ambiente escolar. Un acomodo se define como cualquier cambio o ajuste a la actividad, al ambiente de ésta o a la forma en que usualmente se hacen las cosas, que le permite participar del bien, programa o actividad. Los acomodos están garantizados bajo la Sección 504 del Acta de Rehabilitación de 1973 y la American with Disabilities Act según enmendada, siempre que la Institución reciba fondos federales. Es decir que una institución educativa privada (incluye colegios, universidades, institutos tecnológicos, entre otros) que reciba dinero de fuentes federales, viene obligada a proveer acomodos razonables. Sin embargo, no se debe confundir educación especial y acomodos razonables. Una institución privada no tiene que proveer educación especial, sino es parte de sus servicios. Por otro lado, se ha establecido que en principio, los acomodos no deben alterar el currículo escolar y no representar un gasto oneroso. Cada situación se evaluará caso a caso.
¿Acomodos para quién?

Los acomodos deben ofrecérsele a todo estudiante con necesidades especiales que tenga una condición física o mental que le limite sustancialmente en unas o más actividades esenciales de la vida, incluyendo el aprendizaje.

La finalidad del acomodo razonable es que el niño aprenda. No todos los niños aprenden al mismo paso o de la misma manera por lo cual se hace importante entender cuáles son sus necesidades. Sobre los acomodos debemos recordar lo siguiente: tienen que ser razonables, esto significa que van a ser según la condición que manifieste el niño. No son un privilegio, usemos de ejemplo un niño con la condición de albinismo que no puede exponerse al sol. No es un privilegio que el tome la clase de educación física en un salón bajo techo. El estudiante tiene que demostrar que domina las áreas académicas, para esto no es necesario darle un examen con cien (100) ejercicios, pero si ofrecerle un examen donde se midan todos los objetivos. Los exámenes y evaluaciones deben ofrecerse con acomodos según la condición del estudiante. También hay que hacer acomodos y garantizar la participación en actividades extracurriculares auspiciadas por la institución educativa.

La comunicación entre maestros y padres es vital para garantizar el triunfo del estudiante. Es importante que los padres se reúnan con los maestros y le expliquen las necesidades de sus hijos de manera que se pueda establecer un plan de acomodos que beneficie al estudiante y le garantice el éxito escolar. Es fundamental que exista un seguimiento de las tareas y los trabajos en el hogar.

Para preguntas o comentarios pueden escribir vía correo electrónico a iraruiz@yahoo.com